Todo comenzó el último miércoles de agosto del año 1945, cuando unos jóvenes pasaban el rato en la Plaza del Pueblo para presenciar el desfile de gigantes y cabezudos y otros actos de la fiesta. Los chicos decidieron hacerse un hueco dentro de la comitiva de un desfile con músicos, gigantes y cabezudos. El ímpetu de los jóvenes hizo que cayera un participante que, preso de la ira, empezó a golpear todo lo que encontraba a su paso. Por un capricho del destino, allí había un puesto de verduras que fue pasto de la multitud enfurecida: la gente empezó a tirarse tomates de unos a otros hasta que las fuerzas del orden público pusieron fin a aquella batalla vegetal. Al año siguiente, los jóvenes repitieron el altercado de forma voluntaria y llevaron los tomates de su casa. Aunque la policía disolvió en sucesivos años la reciente tradición, los chicos, sin saber nada, habían hecho historia.

La Tomatina fue prohibida a principios de los 50, cosa que no disuadió a sus participantes que llegaron a ser, incluso, detenidos. Pero el pueblo habló y la fiesta volvió a permitirse, uniéndose más participantes y tornándose cada vez más frenética. La fiesta fue, de nuevo, cancelada hasta 1957, cuando, en señal de protesta, se celebró e entierro del tomate: una manifestación en la que los vecinos portaron un ataúd con un gran tomate dentro. El desfile se acompañó con una banda de música que interpretaba marchas fúnebres y su éxito fue total. Finalmente se permitió la Tomatina y se instauró la fiesta de forma oficial. La fiesta comenzó a ser popular en el resto de España gracias al reportaje de Javier Basilio, emitido en el programa de Televisión Española Informe semanal en 1983.

Desde entonces, año a año crece el número de participantes y el entusiasmo por La Tomatina. El éxito ha llevado a que La Tomatina de Buñol fuera declarada en 2002 Fiesta de Interés Turístico Internacional por la Secretaría General de Turismo.

Origin of The Tomatina de Buñol

(English version)
It all began on the last Wednesday of August 1945, when some young people were hanging out in the Plaza del Pueblo to witness the parade of giants and bigheaded men and other acts of the festival. The boys decided to make a hole in the procession of a parade with musicians, giants and bigheaded. The impetus of the young people led to the fall of a participant who, imprisoned by anger, began to strike at everything in his path. At the whim of fate, there was a vegetable stall that was grazed by an angry crowd: people started throwing tomatoes at each other until law enforcement stopped that vegetable battle. The following year, the young people voluntarily repeated the altercation and took the tomatoes home. Although the police dissolved the recent tradition in successive years, the boys, without knowing anything, had made history.

Tomatina was banned in the early 1950s, which did not deter its participants, who even became detainees. But the people spoke and the party was again allowed, joining more participants and becoming increasingly frantic. The party was again cancelled until 1957, when, as a sign of protest, the tomato was celebrated and buried: a demonstration in which the neighbours carried a coffin with a large tomato inside. The parade was accompanied by a music band performing funeral marches and its success was total. Tomatina was finally allowed and the festival was officially established. The party began to be popular in the rest of Spain thanks to the report by Javier Basilio, aired on the Spanish Television program Informe semanal in 1983.

Since then, the number of participants and enthusiasm for La Tomatina has been growing year after year. The success has led La Tomatina de Buñol to be declared a Festival of International Tourist Interest in 2002 by the General Secretariat of Tourism.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies ACEPTAR
Aviso de cookies